Para Pereira y la región, la remodelación del estadio Hernán Ramírez Villegas se convirtió en una gran fuente de empleo toda vez que en los 17 meses de construcción se tuvieron en promedio mensual 220 trabajadores, lo cual significa que en total se pudieron generar 35.000 empleos directos

En total se invirtieron 31.000 millones de pesos quedando a la altura de cualquier estadio internacional.

Albergará a 32 mil espectadores, cómodamente sentados, se construyó una segunda planta en la tribuna sol, 4 camerinos, cabinas, luminarias y remodelación total de la fachada

Básicamente la obra contó con 6 frentes a saber: Construcción del segundo piso de oriental, construcción de un edificio de cinco niveles, cubierta o cachucha del 100% del escenario, nuevo sistema de iluminación colgado de la cubierta, mejoramiento del anillo perimetral de acceso al estadio, y adaptación de áreas complementarias (zona de parqueo).

Obra majestuosa

La tribuna de oriental conocida popularmente como sol, tiene ahora su segunda planta con una capacidad de 6 mil personas más, los 32 mil espectadores que albergará en total el estadio tiene silletería confortable, la fachada del estadio con arborización incluida tiene nuevo diseño, así como también dentro del estadio será utilizados 1.010 mts2 en establecimientos comerciales y de comida.

El estadio quedó adaptado a las necesidades de un certamen mundial en materia de infraestructura, como 4 camerinos nuevos y modernos para los jugadores, uno para recogebolas, otro para ábitros, área antidoping, enfermería, dos rampas de acceso, 48 lugares para discapacitados y ampliación de las baterías sanitarias de 68 a 380 unidades.

Como también en materia de transmisiones de 16 cabinas de prensa pasa a 31, con todos los servicios de telecomunicaciones necesarios, y una iluminación a la altura de cualquier transmisión televisiva. En el edificio que tiene cinco niveles se ubica la sala VIP con ascensor, cabinas de trasmisión y sala de prensa, entre otros.

La pista atlética como la grama sufrió un proceso de intervención y recuperación, lo que obligó al cierre del estadio por un periodo de tiempo, lo que obligó al Deportivo Pereira a desplazarse a jugar los respectivos partidos del torneo profesional a otros estadios.

Seguridad

En lo que tiene que ver con la cubierta, este tipo de proyectos tiene gran complejidad en cuanto a las dificultades que implica izar elementos estructurales de tonelaje significativo, sumadas a su longitud y altura en la cual van a quedar instalados. Para ello la empresa contratista siguió el plan de montaje, estudiando el posicionamiento de las grúas y cargas, evaluando el peso de cada pieza y cada detalle de suma importancia.

Por otro lado, hay un plan de seguridad industrial que es controlado minuciosamente por personal especializado del consorcio y a su vez supervisado por personal experto de la interventoría.

 

El Diario – 2011